Un poco de seguridad en la red

Actualmente, Internet ofrece grandes e indudables beneficios. Sin embargo, tenemos que estar conscientes de los riesgos a los que nos exponemos al interactuar con miembros de nuestros equipos de trabajo, familiares y mucho más cuando se trata de personas desconocidas.

Lo primero y más importante es que usted debe ser consciente que la mayoría de acciones que se realizan en la red son susceptibles de ser rastreadas, escuchadas o monitoreadas por alguien. Cuando usted navega, los únicos sitios en los que puede estar seguro de que los datos que transfiere no van a ser escuchados por otra persona, son aquellos que ofrecen certificados de seguridad firmados por entidades avaladas para tal fin. Habitualmente sitios como entidades bancarias, portales de correo como Hotmail y Gmail, y la mayoría de redes sociales como Facebook y Twitter, ya cuentan con estas posibilidades.

La manera en que opera un certificado de seguridad es que cifra la información entre el cliente y el servidor, de tal forma que si alguien intercepta la comunicación no podrá entender lo que se transmite en ella. Para saber si usted está navegando en un sitio seguro, observe la parte superior de su navegador ya que  usualmente el navegador muestra un ícono en forma de candado cerrado al lado de la URL, cambiando a un color verde el espacio de la misma. Estos son algunos ejemplos:

Imagen

Imagen

En los demás sitios, usted está expuesto a que rastreen sus movimientos; así que tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. No entregue datos personales a través de sitios no seguros (aquellos que no ofrecen un certificado de seguridad).
2. Los formularios de contacto son muy prácticos, pero sea consciente que los datos que ponga allí viajan por la red sin ninguna seguridad.
3. Algunos clientes de correo electrónico (sobre todo muchos corporativos) no cuentan con seguridad importante para transferir datos; por lo tanto, no los utilice para enviar información personal sensible, ni mucho menos contraseñas de sus sitios personales o corporativos.
4. Cuando usted usa redes públicas está mucho más expuesto, pues en estas redes cualquiera puede interceptar absolutamente todas las comunicaciones que se trasmitan por dispositivos conectados a esa red.
5. Asegúrese que su red corporativa cuente con acceso restringido. Muchas redes de empresas pequeñas o medianas usan contraseñas de público conocimiento, así que cualquier persona podría estar monitoreando sus movimientos en la red.

Las redes sociales son un medio muy común, y en donde se deben seguir con cuidado recomendaciones básicas. Tenga presente que aunque las principales redes sociales están aseguradas (cuentan con un certificado de seguridad), lo que se publica allí no lo está. Muchos links que los usuarios comparten son enlaces malintencionados que pretender hurtar datos o muchas veces, utilizar su perfil para publicar cosas sin su consentimiento. Un ejemplo de lo anterior son los videos virales que se publican en Facebook. La mayoría de estos videos (con invitaciones muy llamativas) le exigen a los usuarios instalar una aplicación y cuando usted acepta el instalarla está aceptando entregar datos como su correo electrónico, sus datos personales y permitiendo que un tercero pueda publicar mensajes en su nombre. Trate de no instalar aplicaciones indiscriminadamente. También tenga en cuenta que al publicar una fotografía, compartir su ubicación o al dar alguna opinión, ésta información la puede estar viendo alguien desconocido o algún delincuente informático que espera la vulnerabilidad de alguien en la red para cometer múltiples delitos (suplantación, robo de información o de identidad, extorsión, etc.).

Siga las recomendaciones mínimas con el uso de su correo electrónico, no lea ni abra correos de personas desconocidas, personas que aseguran que usted ganó premios o recibió reconocimientos, tenga cuidado con los archivos adjuntos que vaya a descargar y desconfíe de los correos electrónicos de sus amigos en donde le pidan que abra un enlace. Muchos de esos correos son virus que se instalan en su computadora y utilizan su base de datos para seguir con la cadena y enviar el mismo mensaje a sus amigos sin su consentimiento. Nunca abra correos de sus entidades bancarias donde le soliciten cambiar datos o renovar sus credenciales haciendo clic en enlaces; mejor ingrese al sitio oficial de su entidad, directamente en su navegador y realice desde allí sus transacciones.

Ahora bien, si usted es representante de una marca o tiene una página donde recoge datos de sus usuarios, garantice que esa parte del sitio cuente con un certificado de seguridad (puede parecer costoso pero vale la pena por sus clientes). Pregúntele a su equipo técnico cómo instalar uno. También tenga en cuenta que hoy en día se requiere que usted tenga publicado un contrato de manejo de datos o un acuerdo de confidencialidad que garantice que la información de sus usuarios será tratada con la mayor confidencialidad posible. Aclare en el contrato temas como el ceder o vender datos de sus clientes a terceras personas, ya que esto es muy importante para ellos.

Por último, extienda todas las medidas de seguridad a sus hijos y nunca olvide instalar un buen antivirus: hay muchos gratuitos y de buena calidad en el mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s