Neuromarketing: una herramienta generadora de sonrisas

Vender es cada vez más difícil, mantener la atención de los consumidores, su fidelidad y su relación con la marca es cada día más complicado. Los consumidores son más exigentes, las ofertas cada vez más variadas y los trucos que usa la competencia más innovadores y efectivos, lo que hace que las compañías tengan que enfrentarse con diferentes estrategias para conseguir mantener a su grupo de consumidores.

Uno de los puntos en los que cada vez están centrándose más las compañías es el de emplear no solo cuestiones obvio o tradicionales en su aproximación a los consumidores sino también en el de emplear recursos y técnicas novedosos para llegar hasta ellos. Una de las técnicas que permite entender a los consumidores y atraerlos es el neuromarketing, el cual se centra en entender cómo funciona el cerebro de los consumidores y darle así, los estímulos más adecuados para convencerlos de que confíen en una marca o sean fieles a una compañía JULIO-02

Los recursos del neuromarketing en el punto de venta suelen apelar a nuestros sentimientos, emociones y además a las relaciones interpersonales, porque no solo usar los colores adecuados o los olores que nos seducen como compradores pueden ayudar a las empresas a traer consumidores, también pueden elegir elementos mucho más concretos y personales que aumentaran la confianza del consumidor y le harán más cercana la marca.

Un reciente estudio demuestra que la sonrisa aumenta la confianza que se tiene en el interlocutor. Se ve reflejado cuando se habla con alguien y esta persona sonríe, la persona siente que no solo es más atractiva e inteligente sino también que es más digna de confianza, este punto se convierte en un elemento clave en la atención al consumidor.

Existen diferentes tipos de sonrisa:

– Sonrisas sociales: Son las que se realizan de forma consciente porque es lo que espera de nosotros la otra persona.

-Sonrisas verdaderas: Son involuntarias y en las que no solo se curva la boca, sino que se ponen en marcha muchos músculos faciales. Los interlocutores sientes más confianza en aquellas personas que sonríen de forma verdadera.

-Sonrisa falsa: Son las que tienen un efecto paralelo (y aveces parecido) a la sonrisa verdadera, ésta también reduce el estrés y ayuda a mejorar cómo nos sentimos en cuestión de humor.

Una sonrisa también hace que el consumidor cambie en lo que a consumo y gasto se refiere, no es una decisión racional pero el subconsciente empuja hacia esa dirección. Se han analizado estudios de cómo se consume en base al humor de lo que se ve, enfrentando a los consumidores a caras sonrientes y enfadadas antes de adquirir un producto. Por una lado los consumidores adquirían más cuando veían una cara sonriente y además estaban dispuestos a pagar más por sus productos cuando eran enfrentados a una sonrisa y expresiones alegres que cuando estaban en frente de una cara enfadada.

 

Extraído de: PuroMarketing.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s