Lógica Digital: Creando comunidad con humildad

La lógica digital es una manera de tomar decisiones en redes sociales como las podrías tomar en tu vida personal: con criterio, sentido y, obviamente, lógica.

Muchas personas están desarrollando estrategias digitales únicamente para salir del paso y quedar bien delante del cliente o para justificar que si están trabajando; realizan contenidos y piezas sin pensamiento ni concepto, solo lo hacen para publicar y “tener presencia” en las redes sociales. Mal hecho.

Pero… ¿qué es la lógica digital? 

Es, simplemente, terminar de entender que los mercados son netamente conversacionales, que una marca no es un robot que está vendiendo… vendiendo… vendiendo. Sino es saber cómo humanizar una marca desde la raíz y conceptualización del cliente, sin perder su esencia y clave. La lógica digital es saber trabajar con humildad y honestidad, donde asumir un riesgo tiene que ser el reto a afrontar en cada publicación, al menos una vez a la semana.

El reto como tal de trabajar bajo la lógica digital es lograr que el usuario sea quien genere el contenido, que sea él quien de la chiva, porque le pertenece. No es la marca, es el usuario quien tiene el poder (no todo, pero si un gran porcentaje). Pero para trabajar bajo la lógica digital debemos tener una buena estrategia, que tenga un sólido ecosistema digital y así poder tener esa fuerte presencia que se busca en las redes sociales.

Recordemos que el principal valor de la WWW (World Wide Web) es la capacidad de conexión que crea entre las personas, es decir, el mismo poder que tienen las redes sociales. La relación cliente-agencia debe estar tan compenetrada que debemos comenzar a pensar en el usuario y no en un portafolio, en complacer al cliente o por salir del paso.

Entonces… ¿qué es la lógica digital?

Es tener la capacidad de generar un Contenido lleno de Honestidad para Compartir con la Comunidad, esto generará la Conversación que, día a día, nutrirá, con Humildad las redes sociales de nuestros clientes, inclusive las personales.

Que no se nos olvide: la fórmula matemática de la Lógica Digital es: 4C+2H

Comunidad / Compartir / Contenido / Conversación + Honestidad / Humildad

Te recomiendo no seguirme en Twitter: @kikearlia. Mi nombre es Luis Arlia y soy el Social Media Manager de uno de los clientes de Wigilabs.

Insights de Valor

Siempre nos hemos preguntado de dónde salen las ideas, sobre todo de esas grandes que casi nunca se nos ocurren. La respuesta a esto es incierta, aunque si imaginamos un mundo o un planeta como lo llamaba platón en dónde viven las ideas y nosotros simplemente debemos bajarlas o tomarlas sería un buen referente para empezar nuestra construcción del insight. Pero sigue siendo un problema el cómo bajarla de ese imaginario que todos tenemos para darle vida y realismo.

Ahora bien lo primero que debemos hacer es cuestionarnos y pensar cuál es el fin de nuestra idea, osea en nuestro segmento significa, qué necesidad vamos a atacar con una solución que será representada y ejecutada con una buena idea. En este caso debemos tener alguna información o brief que nos permita empezar nuestro ejercicio creativo que debe tener en cuenta estos pasos:

• Fuentes o referentes
• Idealización
• Conceptualización
• Realización

Teniendo esa idea definida debemos darle valor para que se convierta en el timón de una estrategia y no solo en una simple ejecución bonita. Pero bien ¿cómo la incorporamos? Lo primero que debemos hacer es entender esa necesidad que hablábamos y que debe ser puesta sobre la mesa con mucha objetividad para que nuestra interpretación se más clara y nuestras ideas puedan tomar forma.

Lo segundo es tener algunos referentes y un espacio para pensar en todos los escenarios en los que queremos llevar esa idea, si se cuenta con un grupo creativo se puede hacer un brainstorminig que funciona muy bien ampliando la visión y construcción.

Ideas

Lo tercero es seleccionar la idea con el mayor potencial, pero no descartar las demás ideas que hayan tenido relevancia en nuestra búsqueda ya que en algún momento nos serán de ayuda o encontraremos un espacio para ellas en nuestra estrategia.

Por último debemos asegurarnos que se baje en una ejecución coherente y que refleje toda esa conceptualización que hemos hecho, al final en la medición veremos los resultados de nuestra idea que están atados a los objetivos propuestos y al mismo tiempo podremos recoger varios insights de valor para nuestra campaña que nos permitirán optimizarla para así darle continuidad.

Hacia lo transmedia

¿Qué es?

Tal vez parezca un término que por estos días está de moda. Pero la verdad es que transmedia (comunicación transmedia) es el  proceso narrativo basado en el fraccionamiento intencionado del contenido y su diseminación a través múltiples plataformas, soportes y canales (offline y online), con el fin de que cada medio cuente una parte específica y complementaria de la historia. O en castellano, es la forma en la que a través de nuestros contenidos y los correctos canales conectamos a nuestra audiencia en diferentes puntos y unimos el mismo hilo de la historia.

Este contenido tiene que ser viral-orgánico y pensando en la audiencia, quien lo tomará para  comenzar a interactuar con él. Pero antes debemos saber cómo está conformada esa audiencia que vamos a conectar y en qué canales pasan parte de su tiempo, así podremos ver  cómo él comienza a darle rumbo. Recordemos que nuestros consumidores buscan experiencias más profundas y participativas.

Por otro lado debemos conocer  la naturaleza de las plataformas sociales (redes como Facebook o Twitter), muy utilizada en la comunicación transmedia pero no necesariamente obligatoria, estas favorecen la interacción de los usuarios con la narración e incluso la co-creación de contenidos, llegando a transformar la historia.

En definitiva, en comunicación transmedia no existen receptores ni espectadores pasivos. Tampoco hay un único nivel de comprensión del contenido. No es una simple forma de contar una historia a través de múltiples plataformas. Implica una estrategia que va más allá, cuya intención es generar una experiencia al usuario, dándole protagonismo y llevándole a la acción, con complicidad y libertad para actuar o integrarse en la narrativa, pilares básicos del engagement.

La tecnología, las redes sociales y movimientos como la gamificación, el social TV o la generalización en el uso de la segunda pantalla (por ejemplo, ver televisión mientras chateas en Twitter), han contribuido a enriquecer el discurso y a facilitar la construcción de estrategias transmedia. Ahora podemos llevar a nuestra audiencia a más canales con un contenido más versátil y que permite seguir contando una historia.

En un tuit, transmedia es:

Transmedia=diseminación multicanal de contenido donde cada medio cuenta una parte de la hª consiguiendo que el usuario interactúe con ella

Lo transmedia ya no es un mensaje o un simple discurso, su objetivo va más allá y le permite ser parte de una estrategia. Y un modelo de comunicación 3.0 del que todos hablan pero que pocos se han arriesgado a experimentar.

Ver: https://www.youtube.com/watch?v=Tlo0YKzlFEg 

transmedia

Las emociones son un factor decisivo a la hora de Conseguir viralizar el contenido.

Diseñar y llevar a cabo una estrategia de contenidos puede ser el primer paso para empezar a visibilizar nuestra marca en el top of mind de nuestra audiencia. Pero cuando pensamos en darle valor a nuestros contenidos, intentamos buscar generar el mayor alcance que es traducido en notoriedad para la marca. Pero ¿qué pasa cuando no encontramos ese valor diferencial (Quick win)? o ¿Cómo hacemos para encontrarlo?

Por ello, lo primero que debemos hacer es conocer qué es lo que realmente llega a los usuarios, qué tipo de contenido atrae su atención, y es capaz de generar en ellos la respuesta que toda marca espera, en forma de interacciones y viralización.

Para ver un ejemplo de cómo funcionaría me encontré una infografía desarrollada por Gryffin que recoge los componentes esenciales que ha de tener el contenido para alcanzar su máxima difusión.

Pero antes de esto debemos saber  que las emociones juegan un papel crucial e importante. Pero ¿qué emociones son las que causan un mayor impacto en Internet?

El análisis de Los datos muestran que lo que más conmueve a los usuarios es conseguir impresionarlos y asombrarlos con historias inspiradoras, con las que se sientan identificados, y les motiven a la acción (25%).

De otro lado, la risa (17%), la diversión (15%) y la alegría (14%) no pueden faltar. Son sensaciones que apelan directamente a nuestro lado más emocional, generando una actitud positiva que repercute en beneficio de la marca y el contenido que aporta.

La calidad, un aspecto fundamental

Pero también los datos coinciden al señalar que el contenido más largo cuenta con más posibilidades de ser compartido. Concretamente los posts de a partir de 3.000 palabras. Se trata de contenido percibido como de alta calidad y, por ello, digno de difundir. Sin embargo, esta regla no siempre termina cumpliéndose dado que en ocasiones, contenidos de menor extensión pueden alcanzar un resultado incluso superior. Aun así, la calidad siempre y más allá de los tradicionales “memes” es algo importante que parece ser valorado por las audiencias.

En todo caso, cuando los contenidos son de menor longitud, conviene enriquecerlo con elementos complementarios, y experimentar con su enfoque. Así, la inclusión de vídeos, imágenes e infografías contribuye a aportar valor al contenido. De otra parte, los artículos que ofrecen soluciones a problemas concretos suelen tener buena aceptación. Sin embargo, la información escueta, poco profunda o poco desarrollada puede resultar irrelevante en la mayoría de los casos.

El poder visual y el potencial de las imágenes

Asimismo, el hecho de incluir la foto del autor del artículo, junto con una breve biografía que muestre lo más destacado de su trascendencia como profesional contribuirá a otorgar credibilidad al contenido. Lo cual se traducirá en un 20% más de notoriedad en Twitter y LinkedIn, y un 40% en el caso de Google+.

El poder de la imagen, cada día más relevante. Las publicaciones de Facebook que incluyen foto tienen hasta 2,3 veces más posibilidades de ser compartidas, así como 2,1 veces, en el caso de Twitter.

Por último otro aspecto que conviene cuidar es la hora de las publicaciones. La primera hora de la mañana y el mediodía son el momento más apropiado. Los fines de semana, en el caso del ecommerce. Los lunes son un buen día para alimentar nuestros perfiles de Pinterest y LinkedIn, mientras que los martes podemos actuar en Facebook, Twitter y Google+

Debemos saber que nuestra audiencia es inteligente, emocional e interactiva, y que satisfacerla no es fácil, pero si hacemos una buena lectura de ella podemos conectar mejor nuestros contenidos, generando ese impacto sorpresa que trae un alcance positivo y de viralización. Ver infografía:

 

Image

Jimmy Moreno / Social Media Manager.