La experiencia del usuario está más allá de las palabras

Adaptar la estrategia de contenidos a la experiencia de usuario es fundamental para alcanzar los objetivos. No es suficiente con que el contenido sea de calidad, hay que conseguir que la experiencia a la hora de consumirlo sea lo más agradable posible.

La experiencia del usuario es, en muchas ocasiones, la gran olvidada de las empresas.

FB-Emociones-sobre-palabrasAsumimos que cualquier contenido de una calidad medianamente decente es suficiente para satisfacer las necesidades de nuestros usuarios y clientes. Sin embargo, pocos tienen en cuenta que la forma en que se consuma ese contenido puede condicionar el éxito o el fracaso de nuestra estrategia de comunicación digital.

Emociones por encima de palabras

La polifacética Maya Angelou definió uno de los textos que mejor explican la relevancia de la experiencia por encima del mensaje:

‘La gente olvidará lo que digas. La gente olvidará lo que hagas. Pero nunca olvidará cómo la hiciste sentir’ por Maya Angelou

Nuestro único y verdadero objetivo como comunicadores digitales debería ser ofrecer una experiencia enriquecedora, agradable y satisfactoria que cale en la mente de los que nos leen, ven o compran.

¿Significa eso que el contenido no es importante? En absoluto. Ni el mejor de los envoltorios podría convertir un mal producto en algo que valiera la pena comprar. Se trata de buscar la simbiosis perfecta entre contenido, continente y contexto para arrancar una sonrisa, una reflexión o una acción a nuestro público.

La experiencia de usuario es el volante de tu nuevo Ferrari

Algunas de las formas que tenemos para mejorar nuestro contenido es hacerlo fácilmente accesible y consumible. Si nuestro cuidado y estudiado plan editorial es la carrocería de nuestro flamante Ferrari, la experiencia de usuario no es, ni más ni menos, que el volante.

La facilidad para navegar por el contenido, el cuidado apartado gráfico y la adecuada selección del medio de consumo son tres de los ejes sobre los que debería girar nuestro enfoque a user experience. Vamos a verlos un poco más en detalle:

Navegación sencilla y clara, por favor

Si nos imaginamos a nuestro usuario típico solo como un señor que utiliza el móvil en su casa o en la oficina y que dispone de tiempo suficiente para consumir los contenidos que tenemos para ofrecerle… lee esto: Según un estudio realizado por la empresa 11mark, “3 de cada 4 usuarios de dispositivos móviles suele llevarlos al lavabo. Un 67% han leído, al menos, un mensaje de texto mientras estaban sentados en el baño y un espectacular 38% ha navegado por Internet”.

No hace falta aclarar que si hay algo que el cuerpo te pida a gritos cuando estás sentado en el baño es… ¡facilidad de uso! Nuestro contenido debe poder leerse, verse o escucharse con el menor número de clics posibles, evitar el scroll horizontal y ser, en la medida de lo posible, lo más conciso, directo y útil posible.

No digas con palabras lo que puedas decir con una imagen

No nos engañemos: tenemos poco tiempo y somos algo flojos. Está comprobado que la información visual es comprendida y retenida con mucha mayor eficiencia que el mismo mensaje en formato texto. Todo lo que sea susceptible de ser explicado visualmente, debería tomar este camino para llegar al usuario.

La elección del medio, adaptarse o rebotar

De la misma forma que no elegiríamos una discoteca a las cuatro de la madrugada para explicarle a un amigo la sinopsis del último libro que nos hemos leído, también debemos tener en cuenta el contexto en el que el usuario se encuentra para enviarle el mensaje y que éste provoque el efecto deseado (no olvidemos que el marketing consiste básicamente en eso: provocar que alguien haga algo y que crea que la idea fue suya).

Si nuestro producto es físico y atractivo (por ejemplo, tazas de café personalizadas), utilicemos redes sociales que potencien lo visual y la interacción entre usuarios para lanzar nuestras cápsulas. Adaptar el contenido al continente (medio) puede ser la más eficaz de nuestras estrategias, ya que irá acorde con la experiencia que la persona espera tener de la web o servicio que ya conoce.

Y ustedes, ¿conocen otras formas de adaptar la estrategia de contenidos a la experiencia de usuario perfecta?

Tomado: 40defiebre

Ecosistema Digital

En el mundo actual, la presencia en Internet se ha convertido en una herramienta fundamental para darse a conocer y captar un mayor número de usuarios. De acuerdo a esto, es indispensable la creación de un plan estratégico que lidere todas aquellas acciones que se deben llevar a cabo para el logro de los objetivos trazados por una marca.

Por lo anterior, cuando hablamos de ecosistema digital, nos referimos al sistema de interacciones que se deben construir para relacionar de manera efectiva una marca con su respectiva audiencia; acciones que traerán grandes beneficios para ella y que redundarán en beneficio de las metas inicialmente planteadas, permitiendo verificar el ROI de la compañía.

Para crear un ecosistema, se necesita la audiencia, una marca y el medio dentro del cual ellas se relacionan. En este caso, el medio está compuesto por los tres grandes grupos de medios digitales que existen: medios propios, medios pagos y medios ganados, los cuales hacen parte de los grandes macro-componentes del ecosistema digital.

Una vez definido el ecosistema y cada una de sus partes, se debe ajustar de acuerdo a las necesidades de la marca y crear las diferentes estrategias de marketing digital que apoyen la labor para el logro de dichos objetivos. Al diseñar y definir el ecosistema digital es importante tener muy claros esos objetivos de negocio y cuáles son los criterios de éxito digital, con el fin de diseñar las interacciones en cada grupo de medios; adicionalmente, se debe estudiar de manera exhaustiva el estado y madurez digital de la marca, las características de su audiencia o audiencias digitales, entender cuál es su esencia y el mensaje que se comunicará en cada acción e interacción planteada.

Posterior a este análisis, se procede al diseño de cada interacción (entendiendo cada una de ellas como parte de un todo) en cada tipo de medio donde se quiere que la marca tenga presencia. Es importante también, comunicar de manera clara y concisa a la audiencia para que ella entienda concretamente lo que se desee transmitir y se apropie por sí misma de la marca.

2014_ecosistemaDigital

Un ecosistema digital puede estar orientado a las ventas online, visitar puntos de venta físicos, compartir un mensaje importante, suministrar información relevante, interactuar con la marca masivamente, generar interacciones entre la audiencia o en algunos casos especiales, todas las acciones anteriores.

Para crear un ecosistema digital, es necesario llevar a cabo cada una de las tareas correspondientes. Para ello se realiza una lista de chequeo:

  1. Dejar claros los objetivos de negocio, ventas, marketing, comunicaciones.
  2. Analizar y acordar cuáles son las acciones que se desea, ejecute  la audiencia, qué acción queremos motivar para que ella desarrolle y qué consideramos exitoso para seguirlo implementando.
  3. Entender de manera exhaustiva el estado actual de la marca en los tres grandes grupos de medios digitales.
  4. Entender las características de consumo de medios y de navegación de la audiencia digital.
  5. Tener claridad del mensaje que se desea transmitir, alineándolo con el tono de comunicación, esencia de marca y concepto de comunicación global que se esté manejando.
  6. Modelar las interacciones, para esto se recomienda un grupo interdisciplinario compuesto por publicistas que entiendan bien el concepto de comunicación, un experto en marketing digital que entienda bien lo que cada grupo de medios puede ofrecer, y un equipo interdisciplinario de diseñadores, creativos y analistas digitales que apoyen el proceso de creación y diseño de cada interacción particular. En esta instancia es de especial importancia entender y diferenciar muy bien el tipo de resultados que ofrece cada tipo de medio digital y cada acción puntual dentro de estos canales, de manera tal que  las interacciones seleccionadas sean lo más efectivas posibles para los objetivos trazados.
  7. Desplegar las diferentes interacciones digitales de acuerdo al mapa planeado y realizar un monitoreo efectivo de los resultados de cada interacción y validar cómo fluye el “tráfico” de audiencia entre interacción e interacción; adicionalmente, correlacionar estos indicadores con los indicadores financieros o de negocio que directamente reflejarán la efectividad del ecosistema construido.
  8. A partir del feedback generado, se deben realizar las modificaciones necesarias para optimizar el tráfico, nivel de interacción y resultados efectivos del ecosistema.

Por último, recordemos que los principales objetivos de un ecosistema digital son cuatro:

  1. Lograr mayor interacción entre usuarios y marca-usuarios.
  2. Conseguir mayor tráfico hacia sus diferentes medios.
  3. Fidelizar a los usuarios con la marca.
  4. Lograr un llamado a la acción (Call to action).
  5. Contar una historia efectiva acorde con los objetivos de la marca.